EL ESPÍRITU NAVIDEÑO

25 diciembre 2020 0 Comentarios

Trabajar como consejero hace que en navidad tengas reuniones donde aportar tu mirada a través de preguntas y sugerencias, enriqueciendo la visión de aquellos que te han contratado. Unos días atrás, en uno de los consejos de los que formo parte, han servido un turrón que me sorprendió por su sabor, tanto fue así que decidí averiguar el nombre del catering para ir a comprarme una barra en los próximos días y disfrutarla con mi familia.

Entro en la tienda con la ilusión de llevar a casa un sabor nuevo para compartirlo y pido mi barra de turrón. Cual es mi sorpresa cuando me dicen que cuesta 39€. Perdón, ¿Cuánto ha dicho que cuesta? Un despertar de conciencia me sacude.

Con ese dinero se pueden pagar cuatro tratamientos nutricionales para cuatro niños desnutridos, lograr que dos familias tengan acceso a agua segura, salvar la vida de un niño desnutrido, vacunar a 104 niñas contra el sarampión, asistir con kits de emergencia medicas a 22 personas durante 3 meses, o muchas otras cosas de primera necesidad para las personas que no son tan afortunadas como nosotros. Aunque pueda permitírmelo, aunque sea solo por una vez al año, ¿es esta la mejor inversión que puedo hacer con mis 40€?

A medio sacar mi tarjeta de crédito para pagar, algo en mi interior me dice que no. Sabiéndome conocedor de las cosas maravillosas que se pueden hacer con ese dinero, siento en mi alma que me sentiré más feliz entregándoselo a otros que lo necesitan más que yo. Pozos de agua, medicinas, instrumentos, comida, formación, … un mundo de posibilidades. Salgo de la tienda, sin turrón, pero con la decisión de poner mi semilla para equilibrar un poco este mundo. Solo me queda elegir donde pongo el dinero.

¿Somos conscientes de la suerte que tenemos? ¿nos paramos a pensar un poco en los demás? ¿consumimos desde la conciencia? Esta navidad no llevaré ese nuevo turrón a casa, pero si la satisfacción de haber puesto mi grano de arena; mi corazón esta repleto por la sensación de ayudar. Este es, para mi, el verdadero espíritu de la navidad, entregar con amor. En nuestro trabajo, en nuestras relaciones, en nuestras vidas, quitarnos un poco de lo nuestro para los demás. Solo entre todos haremos un mundo mejor. FELIZ NAVIDAD.

Tags: , ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *